26 oct. 2016

Cumpliendo con el deber civil 2

Estimado consumidor:

¿No le resulta raro que el precio al contado sea el mismo que el precio de lista?
Ahora que contesta esta pregunta se dio cuenta.
Sí, efectivamente una vez más lo están re cagando como adentro de un pozo. Y después de que lo cagaron bien cagado, viene un camión atmosférico y vierte su carga adentro de ese pozo mientras Ud. canta "It's rainning soretes, Haleluya".
Al carajo con eso de que al pagar al contado te hacen descuento. Y eso de que al pagar con tarjeta te cobran recargo.
Se juntaron los comerciantes y resolvieron que ellos no se iban a joder. Obviamente las tarjetas de crédito dijeron que ellos menos. Entonces agarraron y aumentaron los precios a todo.
Y una vez más el que se jode es Usted Señor boludo que compra. Porque Usted va con la mejor de sus ganas después de haber elegido el producto y el tipo que se lo vende cuando le dice "buen día" ya le está metiendo el dedo en el orto y encima de mala gana. No piensa ya en ganarse al cliente.
Y Usted que creía que los bancos eran tan buenos y que lo habían elegido a Usted por ser taaaan buena persona y entonces no le cobraran interés en la plata que le prestaba para comprarse la tele.
O que las tarjetas de crédito dijeron que el país debía prosperar con linea crediticia, convencidos porque nuestros dirigentes políticos habían presionado para que Ud. prospere, y entonces le dieron 3, 6, 12 y ¡hasta 18 cuotas sin interés!
La chupa toda la pija bien parada el pelotudo que no le dan tarjeta de crédito porque no es confiable para el banco, y paga los mismo a precio de lista. Paga los intereses de financiación de algo que nunca financió.
¡Pero claro! Saque otra tarjeta de crédito que total no tienen costo de mantenimiento. Recuerde que el banco conoce muy bien su vida y ha visto que Ud. en toda su educación secundaria tuvo 10 en conducta. Por esto confían en Ud.
Ya lo sabe.
Pero ahora que lo sabe dice "no voy a ser taaaaan boludo y no voy a pagar más al contado" y agarra y revienta las tarjetas, si las tiene, y se endeuda hasta la verija. Y si no las tiene, va al banco corriendo a comerse el verso y se deja meter bien el dedo en el orto desde temprano.

BEUC: el blog que le explicó a Martín Alejandro Fumarola cómo se hacen las cosas.

No hay comentarios: